Abogado Cáceres: todos necesitamos tener uno bien cerca

Abogado Cáceres

 

Existen profesiones que deberían estar incorporadas, sin duda, en el grupo familiar porque siempre se requiere un experto, de confianza y si además es pariente, pues todavía mejor. En esa hipotética y maravillosa lista podríamos incluir un doctor en medicina, un contador y un abogado Cáceres.

En muchos aspectos un jurista es como un médico, una enciclopedia ambulante en materia jurídica, formado para responder preguntas y ofrecer asesoría en las diferentes áreas. Al igual que aquellos, atiende emergencias y sus servicios son requeridos a toda hora del día o de la noche, durante cada día del año.

Es un perito que representa los intereses de los clientes en las ramas civil, penal o administrativa. Redacta cualquier documento de contrato de alquiler o compraventa de inmuebles, terrenos o vehículos, testamentos, separación de bienes y actas de divorcio. Asesora en la declaración de impuestos sobre la renta y temas de la propiedad intelectual. Defiende contra acusaciones y sanciones, etc.

Mandamientos de los abogados

Cumplen funciones tan amplias y vitales que todo buen profesional en el campo de la abogacía debe guiarse por estas directrices:

  • Ejercer la profesión con amor y consideración de modo que pueda sentirse orgulloso de ella.
  • Seguir estudiándola continuamente para mantenerse actualizado.
  • Luchar en primer lugar por el derecho pero si este presenta conflicto con la justicia, entonces cambiar de bando.
  • Aprender a olvidar los sentimientos asociados a los casos anteriores: júbilo por las victorias, frustración por los fracasos y rencor contra los oponentes. Emprender una nueva situación con el alma fresca, desapasionadamente.
  • Pensar y analizar en profundidad es la forma inteligente de actuar.
  • En medio de tantos individuos dedicados a esta rama del saber destacar por la lealtad al cliente, al adversario, al juez de la causa. Que el honor sea la insignia.
  • Nunca perder la fe en que se trata de la herramienta adecuada para la concordia social y la paz.
  • Ser paciente, tolerante y dedicado al trabajo con empeño y constancia.

De manera que si entre la parentela no hay ningún abogado, resulta sencillamente conveniente establecer contacto con alguno que le agrade y le haga sentir seguro. Y tenga el número telefónico a la mano para llamarlo en el momento que pudiera necesitarlo.

Deja un comentario