Claves para organizar una escapada

Vivir una experiencia, pasar tiempo en pareja o salir de la rutina. Los motivos por los que puede estar bien una escapada son muchos.

Aunque salir de vacaciones está muy bien, hay que reconocer que limitarse a viajar una vez al año sabe a poco. Además, hay quien no puede permitirse pasar más de un par de días fuera, bien porque el presupuesto no da para más o porque en su trabajo no pueden prescindir más tiempo. En estos casos, organizar una escapada puede ser buena idea. Solo necesitas disponer de dos o tres días y una buena planificación.

Haz planes con suficiente antelación, o espera al último minuto

Puede parecer una incongruencia, pero en realidad no lo es. Si quieres conseguir un buen precio, lo mejor es que empieces a buscar lo antes posible y reserves con tiempo. Mejor si son un par de meses antes, o incluso más dependiendo de la época del año en la que quieras viajar.

Si no tienes claro cuándo vas a poder escaparte, a menudo será mejor esperar al último momento y aprovechar alguna oferta que aparezca. Hay temporadas en las que los alojamientos están totalmente llenos, pero una cancelación de última hora obliga a ofrecer la habitación a un precio bajo, con tal de que no se quede vacía. Si sabes esperar, puedes encontrar ofertas muy interesantes.

Busca un paquete completo

Además de ahorrar tiempo haciendo una búsqueda, reservar tu escapada completa es lo mejor, porque puedes encontrarlo todo sin complicaciones y a precios bastante interesantes. En Goinnto tienen muchas opciones, ordenadas según sea el tipo de escapada que quieres disfrutar. Hay viajes para hacer en familia, experiencias gastronómicas fechas especiales y muchas otras propuestas, con las que podrás disfrutar de unos cuantos días de descanso y desconectar de la rutina.

Las ventajas de reservarlo todo en un mismo sitio son sobre todo dos. La primera, y posiblemente la que más interesa, es pagarlo todo de una vez, lo que puede hacer que nos salga más barato el viaje. La segunda es que hay menos riesgo de incidentes, como que haya problemas con la reserva del hotel o el vuelo no salga a tiempo, si hemos elegido una escapada a algún sitio alejado. Si tenemos reservas diferentes y alguna de ellas falla, puede ser bastante complicado arreglarlo. En cambio, si la escapada se ha organizado en un sitio, cualquier cosa se puede gestionar sin tener que estar dando vueltas.

Una vez allí, aprovecha bien el tiempo

Si quieres escaparte un par de días para descansar, no te dediques a recorrer los alrededores y dar largas caminatas. Haz lo que has venido a hacer, ni más ni menos. Puede que te atraiga la idea de organizar tu escapada para conocer algún sitio al que no has ido nunca, lo que no está mal. Pero si es así, ten por cuenta que descansar será lo que menos hagas, y al volver a casa tendrás aún más cansancio acumulado.

Tampoco significa que tengas que pasar el fin de semana sin salir de la cama, si no es lo que tienes planeado.

Puedes dar un paseo y relajarte, rompiendo la rutina diaria y dejándote llevar. Libera todo el estrés que puedas y podrás disfrutar más de este viaje, aunque sea corto. Y no te obsesiones, simplemente dedícate a vivir la experiencia.

Si el motivo de tu escapada es descubrir algún destino, antes de llegar prepara una lista con los sitios que quieres ver y el mejor modo de llegar. Pero sé realista y ten en cuenta que posiblemente no puedas verlo todo. Al fin y al cabo, si por algo se caracterizan las escapadas es porque siempre son cortas.

Deja un comentario