Filtros autolimpiantes de aceite, imprescindibles en la industria

Filtros-autolimpiantes-de-aceite

Para aplicaciones sanitarias y para aplicaciones agrícolas o industriales, los filtros autolimpiantes son equipamientos fundamentales. Son los que garantizan que los líquidos que se utilizan en el proceso de producción están limpios de cualquier tipo de partícula o contaminación. En determinadas industrias, los filtros autolimpiantes de aceite resultan fundamentales, además, para que las instalaciones puedan funcionar correctamente.

¿Cómo funcionan este tipo de filtros? De una manera sencilla, los líquidos que se deben filtrar pasan a través de unos cartuchos en los que se depositan todas las impurezas, residuos o elementos en suspensión. Cuando el cartucho ha llegado a su nivel máximo de depósito de impurezas se transite una señal y comienza un ciclo de limpieza que se hace de manera automática.

Una de sus grandes ventajas es que, por lo general, este proceso de autolimpieza de los filtros no significa que haya que parar el flujo que entra en el equipo, aunque la duración del proceso es muy breve. Además, su gasto en energía es muy reducido y el mantenimiento que necesitan es mínimo.

Este tipo de equipos son muy útiles para filtrar todo tipo de aguas: aguas que se utilizan para enfriar procesos metalúrgicos, aguas utilizadas en bombas para minería, en plantas depuradoras o industrias químicas. Pero también existen equipos para filtrar otro tipo de líquidos más consistentes y viscosos.

Realmente hay una solución para cada necesidad según la actividad a la que se dedique la empresa. No sólo en la consistencia de los líquidos a filtrar o su origen, también en lo que a caudal se refiere. Existen pequeños equipos para procesos de menor relevancia y otros que son significativamente más potentes, preparados para limpiar un volumen considerable de líquido en muy poco tiempo. Además, son fácilmente adaptables al espacio disponible, en horizontal, en vertical o incluso en línea.

Deja un comentario