Reparar móvil: una gran inversión

reparar móvil

reparar móvil

¿Quién se hubiera imaginado hace tres décadas que en el futuro existiría un aparato que cabiendo en la palma de la mano prestaría innumerables servicios, amén de permitir hacer y recibir llamadas telefónicas? ¿Qué resultaría tan indispensable que la gente, de día o de noche, no se alejaría de él? Casi nadie y por esas razones reparar móvil es absolutamente necesario.

Un teléfono inteligente es útil para comunicarse por medio de SMS (short message system) o teniendo acceso a Internet por Whatsapp, leer y enviar correos electrónicos, realizar transacciones bancarias y operaciones matemáticas, escuchar música, tomar fotos y vídeos, colocar alarmas y recordatorios, jugar divertidísimos videojuegos y cualquier otra cantidad de prestaciones valiéndose de las ingeniosas aplicaciones.

Estas minicomputadoras se han hecho imprescindibles en la vida de todo el que tenga entre 10 y 90 años y por la avanzada tecnología y la variedad de funciones disponibles se vuelven asimismo, cada vez, más caras. De modo que resulta mejor enviarlos a reparar en lugar de sustituirlos.

Daños comunes de los móviles

Un celular podría caerse por una ventana o pasarle un coche por encima, pero esos son eventos extraordinarios. Las fallas más repetidas ocurren por caídas desde la altura del usuario al suelo, por humedad especialmente si aterrizan en una superficie mojada, por daño de la batería y por problemas del software. Nada que un agente especializado no resuelva con rapidez.

En ocasiones los distintos conectores comienzan a fallar y entonces se pierde la capacidad de suministrarle carga o los audífonos no se escuchan. Esto requiere una limpieza cuidadosa o reemplazo, lo que además exige aplicar soldadura. Las dificultades de audio en que uno de los dos interlocutores no escucha bien, ya sea por causa del emisor o del receptor, igual aparecen con frecuencia.

También hay complicaciones de mayor seriedad, ejemplo serían aquellas que impactan a la cámara, los sensores, el táctil, la pantalla. Sin olvidar los virus informáticos que afectan la programación, exigiendo eventualmente reformatear el equipo y cargar todas las Apps de nuevo.

Muchísimas cosas pueden estropearse en un dispositivo sumamente complejo como un móvil; no obstante, algunos de estos inconvenientes se corrigen en un taller, donde profesionales formados para ello volverán a dejarlo en excelentes condiciones.

 

Deja un comentario