Ventajas del chiptuning en nuestro coche

El chiptuning podría definirse como una forma de mejorar el rendimiento de nuestro coche a través de unas mínimas modificaciones en el mismo. Este es apto para vehículos modernos que integran una centralita de control que se encarga de gestionar los parámetros relativos al arranque, la gestión de los gases y escapes, la inyección del combustible y otras características que determinan la potencia y manejabilidad final que tendrá el coche en carretera.

El chiptuning es la denominación que se le da  cuando se quieren modificar las configuraciones y reglajes de fábrica de un vehículo a fin de mejorar las prestaciones finales y poder obtener así el mejor rendimiento posible cuando circulamos con él. De igual manera el chiptuning tambien tiene configuraciones que permiten ahorros considerables de combustible al modificar la forma en la que funciona el motor una vez el coche está en marcha.

racechip3

Existen dos modalidades de chiptuning diferentes. Una es agregando una unidad de control electrónica a la que ya tiene el vehículo cuando sale de fábrica, y otra es a través de lo que se conoce como tuning OBD que consiste en modificar el software original del vehículo para cambiar las configuraciones que este traía por otras diferentes que intenten mejorar el comportamiento del coche en conducción.

El chiptuning a través de una unidad de control adicional

Este tipo de chiptuning es el más extendido y popular ya que es el más seguro y adecuado al permitirnos modificar todos los parámetros de comportamiento del vehículo, simplemente conectando una unidad de control especialmente diseñada para ello que se conecta entre la unidad de control original del coche y el motor de este, haciendo que tú mismo o cualquier persona con unos mínimos conocimientos puedan instalarlo en pocos minutos de forma fácil y segura.

¿Cómo funcionan la unidades de control adicional?

La manera en la que funcionan este tipo de controladoras es bastante sencillo, ya que simplemente se encargan de modificar en tiempo real el control de prestaciones del motor a través de sus diferentes mapas, emulando los diagramas característicos miles de veces por segundo, haciendo que quien está al volante note mejoras sustanciales en el rendimiento de su coche, y todo esto sin tener que alterar los mecanismos de protección del motor que el fabricante haya puesto a fín de que el vehículo no pueda sufrir ningún daño por el motivo que sea.

 

racechip4Si estás pensando en hacer chiptuning a tu coche te aconsejamos consultar con el líder por excelencia de este tipo de unidades de control:

Racechip.
Racechip cuenta con una larga y reputada trayectoria en este mercado haciendo que sus centralitas de control tengan las mejores prestaciones y garantías para tu vehículo. El chiptuning de RacheChip está especialmente diseñado para que cualquier persona pueda instalarlo fácilmente por su cuenta en muy poco tiempo, ya que la forma en la que se hace es simplemente interconectando la unidad de control adicional entre la unidad original del vehículo y el motor de este, haciendo que podamos disfrutar inmediatamente de las máximas prestaciones y rendimiento del motor de nuestro coche. Es la opción número uno para los amantes del motor.

El chiptuning a través de la toma de diagnístico OBD

Al contrario que con el chiptuning por centralita, el tuning OBD, que se realiza a través del interfaz de diagnóstico del coche, consiste en realizar unas determinadas modificaciones a los programas de control que vienen de fábrica en el vehículo, permitiendo cambiar determinados parámetros y ajustes como por ejemplo podría ser la velocidad máxima a la que se puede circular, ya que muchos vehículos traen esta limitación de velocidad máxima de fábrica y no nos permiten subir de velocidad llegados a un tope impuesto. Gracias al chiptuning por  interfaz OBD podemos quitar esta limitación entre otras opciones.

El chiptuning OBD nos permite en la mayoría de casos reajustar los valores de rendimiento del vehículo a través de su interfaz de diagnóstico (OBD), con el que los talleres obtienen la información del vehículo y en el que se puede mostrar algún tipo de problema o registro a tener en cuenta. Desde ese mismo interfaz podemos reprogramar el software de control del vehículo y volverlo a grabar sobre la centralita original del coche, aunque algunos modelos de coches necesitan del cambio de algun chip para poder llevar a cabo esta tarea.

En cualquier caso una de las grandes pegas del chiptuning OBD está en que al modificar el software original del vehículo por uno diferente, se pierden los programas de protección del motor que llevan los vehículos, haciendo que corramos un riesgo innecesario y podamos así tener algún problema posterior y perder incluso la garantía del fabricante. Tampoco sería posible sacar  información muy importante en caso de algún problema y no nos permitirían hacer un diagnóstico correcto para resolver el problema.

Nuestra recomendación sin duda es el chiptuning con unidad de control adicional, y si es con Racechip, mejor.

Deja un comentario